Novedades

¿Porqué estudiar MECÁNICA DEL AUTOMOTOR?

Domingo 29 de Abril de 2018

La mecánica de los coches es cada vez más fiable. Hoy en día son poco frecuentes averías que antes estaban a la orden del día. Apenas se rectifican motores, la dirección asistida ya no falla porque se rompa una simple correa (ahora son eléctricas), etcétera. Son los fallos electrónicos y la multitud de sistemas auxiliares que tienen los coches los que más problemas están dando. Para reparar un coche en la actualidad es necesario tener un enorme arsenal electrónico.

Algo tan sencillo como purgar un circuito de frenos exige, en la mayoría de los casos, contar con un equipo de diagnosis compatible con el coche para que abra las válvulas del ABS y el control de estabilidad y poder sacar el aire del grupo hidráulico, además del que pueda haber en las tuberías. Incluso hay coches en los que no se pueden cambiar las pastillas de freno sin un equipo apropiado que pueda entrar en el ordenador del coche y decirle que comprima los émbolos de las pinzas de freno para dejar espacio a las nuevas pastillas.

Si el coche cuenta con start & stop tiene una centralita que gestiona el estado de carga de la batería y también necesitaremos un ordenador para poder cambiarla e introducir los datos de la nueva, codificarla, etc.

Con todo esto no quiero decir que la profesión de mecánico vaya a desaparecer, pero desde luego que ya está cambiando y todavía lo hará más. Por otro lado, las nuevas tecnologías son una alternativa de negocio, porque habrá que repararlas y aquí es donde está mi primer consejo: especialízate.

Por ejemplo, un mercado que está en clara expansión en la actualidad es el de los cambios automáticos. En Estados Unidos son mayoría desde hace décadas, pero en Europa es ahora cuando están en clara expansión. De apenas un 2 % hace 5 años, el mercado actual de versiones automáticas roza el 20 %, casi se ha multiplicado por 10. Saber diagnosticar y reparar cambios automáticos tiene futuro. Lo complicado es que hay varios tipos de cambios automáticos: robotizados, de convertidor de par, de variador continuo de doble embrague... y, además, requieren de maquinaria especial bastante cara para su reparación.

Otra nueva vía es especializarse en vehículos híbridos y eléctricos. Cierto que son más fiables y tienen menos averías, pero las tienen y en la actualidad apenas hay talleres especializados. Aunque no haya mucha demanda, tampoco hay oferta, así que es una buena alternativa.

Cuando hablo de especialización no me refiero sólo a centrarse en un determinado apartado del automóvil, como los cambios automáticos a los que me refería antes. También debemos acotar a qué marcas debemos dirigirnos. No existe ningún equipo de diagnosis que sea capaz de "comunicarse" con absolutamente todos los coches del mercado. Como estos equipos son caros, lo mejor es que decidas qué tipo de coches son los que más te interesan y centrarte en ellos. Haz un estudio de mercado de cuáles son los que más vas a reparar. No tiene sentido que gastes 4.000 euros en un equipo de diagnosis para Mazda, por ejemplo, si te van a entrar con cuentagotas al taller.

Otro sector que tendrá un auge enorme a medio plazo será el de la calibración y comprobación de sensores. Aunque el coche autónomo todavía es algo lejano, los automóviles equipan cada vez más asistentes a la conducción. Saber diagnosticar y calibrar una cámara estereoscópica de un sistema de alerta de colisión o de pérdida de carril también tiene futuro.

Conocé más acerca de nuestra propuesta aquí